lunes, 3 de marzo de 2008

Historia del que no podía olvidar

El ruso Salzman tuvo muchas novias. Y a decir verdad solía dejarlas al poco tiempo. Sin embargo jamás se olvidaba de ellas.

Todas las noches sus antiguos amores se le presentaban por turno en forma de pesadilla. Y Salzman lloraba por la ausencia de ellas.
La primera novia, la verdulera de Burzaco, la pelirroja de Villa Luro, la inglesa de La Lucila, la arquitecta de Palermo, la modista de Ciudadela.
Y también las novias que nunca tuvo: la que no lo quiso, la que vio una sola vez en el puerto, la que le vendió un par de zapatos, la que desapareció en un zaguán antes de cruzarse con el.
Después Salzman lloraba por las novias futuras que aun no habían llegado. Los hombres sabios no se burlaban del ruso pues comprendían que estaba poseído del más sagrado berretín cósmico: el hombre quería vivir todas las vidas y estaba condenado a transitar solamente por una.
Aprendan a soñar los que se contentan con sacar la lotería...


Colaboración involuntaria y valiosísima de Alejandro Dolina, desde su libro "Crónicas del Ángel gris".


6 comentarios:

Sapa dijo...

Refutacion del Regreso
de "Crónicas del Angel Gris", por Alejandro Dolina.


"... Quien dice que no hay querencia
que le pregunte a la ausencia..."
(Por el camino, José González Castillo).


No hay sueño más grande en la vida que el Sueño del Regreso. El mejor camino es el camino de vuelta, que es también el camino imposible. Los Hombres Sensibles de Flores, en sus nocturnas recorridas por las calles del barrio, planeaban volver. Volver a cualquier parte.

A la adolescencia, para reencontrarse con los amores viejos.

A la infancia, para recobrar las bolitas perdidas.

A la primera novia, para jurarle que no ha sido olvidada.

A la escuela, para sentir ese olor a sudor y tiza que no se encuentra en ninguna otra parte.

Volver fue para ellos la aventura prohibida. Cada noche soñaban con patios queridos y cariños ausentes. Y cada mañana despertaban llorando desengañados y revolvían la cama para ver si algún pedazo de sueño se había quedado enganchado entre las cobijas...

"No es posible regresar a ninguna parte. Los puntos de partida no se quedan quietos y a la vuelta ya no están. Para poder volver se necesita, por empezar, un punto de partida eterno e inmutable. Pero todo se mueve y no hay forma de detener el Universo. Créanme si les digo que nadie ha efectuado nunca jámas un verdadero regreso. El hombre que lo consiga cumplirá la hazaña más grande de la historia."

Que grande Dolina...!!

Lochis dijo...

Me encantó. Me gustó mucho.
Lástima que no lo escribiste vos.

Canto va de perlas. Ya me quiere meter en una banda y todo.

besos!!

este dijo...

sapa: que ganas de mas de releer un poco aquello...por las dudas igual te comento que para mi gusto "el bar del infierno" es el mejor de los libros de Dolina...el mas triste.

lochis: jamas de los jamases llegaría por un camino tan magnifico a tal pensamiento...suerte que hay gente talentosa para salpicarnos con su creatividad.

saludos chicas, que anden bien!

PD: cantate una de fito si tenes lo que hace falta

Anónimo dijo...

Queeeeeee hermoso escrito!!!!!!!! besos este!

Lucía Girón dijo...

Qué bueennoo!!
Besoo!!

el gabi con i latina dijo...

che muy bueno el post......
muy copada la lectura esa....
t pasaste...

ns vemos
suerte..